miércoles, 2 de diciembre de 2009

El nudo


Tan hipócrita puede ser la verdad,
tantos soles esperan sanar,
tanta lluvia en la pared mojando la oscuridad y el tiempo se detiene, otra vez, para verme entera.
Una sombra se diluye, de a poco, con el agua que dejaste avanzar,
y no es que ya no te quiera, es que ya no puedo verte con sinceridad.
Pisoteaste mis manos y mis pies por encontrar tu orgullo
y hoy me siento una roca a punto de estallar.
No es la distancia, ni el miedo,
es el simple y triste vacío que dejaste y ahora pretendes alimentar las bocas infelices del destino.
La soga se terminó de atar,
el nudo no se soltará jamás.
Esta niña se va despacio, por el camino que me supo encontrar.
Sonrío, tímida, pero vuelvo a sonreír y ya no estás.

1 comentario:

Anónimo dijo...

hipocrita, falsa, triste, o maravillosa la realidad y la verdad estan sujetas a lo que hagamos con eso para transformarlo. pero, tan bien esta tu corazon que no creo q haya en este mundo una mejor sonrisa que este momento.
besos amiga, lu