lunes, 23 de noviembre de 2009

Tiempo II


También con el tiempo vienen los avances en algunos entendimientos.
Se trata de disernir, algo que a veces se imposibilita según las circunstancias.
No es fácil entender la realidad cuando hay tantos juegos de valor en el medio, y tantas ideas encontradas.
Condiciona, pero también libera.
Sin embargo viene la claridad después, una especie de alivio que hace que nos podamos volver a encontrar.
Minutos antes, todo era un mareo, minutos después todo es tranquilidad.
El vaivén del tiempo condiciona muchas cosas, pero nosotros mismos debemos poder condicionarlo.

1 comentario:

Noesperesnada dijo...

El tiempo con toda su artificialidad a veces nos acorrala y nos confunde, sacudir un poco el alma nos da la oportunidad de no terminar atrapados en su red y retomar las riendas de nustra propia existencia...