lunes, 30 de noviembre de 2009

A punto


Cada vez estoy más lejos del pasado. Todo pasa, todo.
Todo llega, todo. Estoy tratando de no sentirme con la misma ira que me producen ciertas cosas que veo, leo o me entero. No es fácil convivir con el pasado, ni tampoco tengo ganas.
El destino- si lo hay- está para elegirse. Ya no depende del viento sur, ni de los deseos reprimidos de un hombre en silencio, ya no se escribe con dedos de pianista, está a punto, como todo.

2 comentarios:

Noesperesnada dijo...

El pasado siempre vuelve y no nos queda otra alternativa que enfrentarlo...

Angie Pagnotta dijo...

El pasado se irá de a poco, tengo toda la fé en eso. Cada minuto lo creo más.
Enfrentarlo, allí estoy, enfrentándolo!