lunes, 30 de noviembre de 2009

Noches Blancas


Leyendo un blog que hablaba de ciertas motivaciones pasadas, recordé:

"Y no he vuelvo a ver a Nástenka. ¿Entristecer con mi presencia su felicidad, ser un reproche, marchitar las flores que se puso en los cabellos para ir al altar? ¡Jamás, jamás! ¡Que su cielo sea sereno, que su sonrisa sea clara! Yo te bendigo por el instante de alegría que diste al transeúnte melancólico, extraño, solitario...¡Dios mío! ¿Un instante de felicidad no es suficiente para toda una vida?"

Fiódor Dostoyevsky - Noches Blancas (fragmento)

No hay comentarios: