viernes, 27 de noviembre de 2009

Los ojos

Los ojos están y los tenés
y es inevitable no concentrarse en ellos.
Unas delgadas líneas de oro recubren tu piel.
Tu mirada es como un antifaz, un imán precioso que deseo contemplar.
El riesgo de esos ojos esconde una belleza profunda y misteriosa.
Los ojos están y los tenés.
Y allí me miran al pasar como alguna vez me contemplaron.
La mirada se pierde en los pasillos y circula hasta alcanzarme.
Otra casualidad causal que me hace mirarte una vez más y sonreír por dentro por la belleza de tu mirada perdida.

* La foto es sólo un punto de referencia, la mirada de Marlon Brando me parece hermosa y por eso subo esta foto, sin embargo, el relato habla de otros ojos, pero subir una foto de esos ojos sería demasiado impacto.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

algunas miradas simplemente nos marcan de por vida por la belleza que esconden.
Una de esas miradas es la tuya
muchos besos hermosa!!!
Martín!!

Noesperesnada dijo...

Lo interesante de esto es que miramos a travez de los ojos y no con los ojos y eso hace que nuestras miradas -cuando somos trasparentes- nos desnunden de alguna forma frente lo observado...

Angie Pagnotta dijo...

Coincido Alberto, lo malo a veces de eso es quedar expuestos ante los malos deseos de algunos. Pero cuando todo es positivo, nada mejor que quedar desnudos.