viernes, 20 de noviembre de 2009

Hasta luego


Un beso
Una noche que trae un amanecer.
Un abrazo
Un momento más de esta hermosa realidad.
Nuestras manos abrazadas.
Una cuota más de calidez para mi alma.
Y sin dudarlo, puedo caer en tus brazos -que sé -me esperan.
Y no hay mejor regalo para mí que estés para hacerme feliz.
Y todo, todo lo demás también, todo lo que sabés hacer para endulzarme,
Y el resto del mundo se puede embellecer, sólo cuando estás.
Y ya no necesito pensar mal, ni caer, ni lastimar mis ojos pensando en el pasado.
Contenes mi alma, y la elevas.
Alegras mi espíritu que ahora puede ser libre, sólo con vos.
Me conectás conmigo y con lo más hermoso de tu interior hasta que se logran entender plenamente.
Hay una energía que compartimos que hace que te extrañe dos segundos después de habernos dicho "hasta luego" porque con usted no hay despedidas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

esa energia conserva toda la fuerza del interior, esa misma que te eleva y te lleva hasta el verdadero amor, que no se opaque la sonrisa hermosa en vos y tampoco este sentimiento.
besos
andrés