martes, 6 de octubre de 2009

Suspiro


Estoy llena de suspiros, como si el estómago no tuviera otra cosa más que hacer que suspirar.
Como si los pulmones estuvieran vacíos y únicamente resistieran el día suspirando.
Un suspiro agotado, casi moribundo y sediento. De calma y de vacío
Un suspiro cargado, sofocado, lleno de miedo.
Un suspiro más, otro menos.

No hay comentarios: