viernes, 2 de octubre de 2009

A hoy


Cada momento se preparaba para pensar que quedaría algún instante real de todo esto que abre mi corazón.
Los ojos se mezclan, la fusión de las lenguas es intensa, un fuerte alivio entre las manos, abría camino al futuro.

Aquella motivación que suponía infinidad, se esconde hoy en un recuerdo.
Nada se parte más en mi corazón, nada reniega del pasado más que el presente
Pero en este lugar, es únicamente donde encuentro un mínimo alivio que me sostenga el cuerpo.
Quizás mañana cambien las sensaciones, pero seguramente el tiempo me seguirá dando la razón

1 comentario:

Anónimo dijo...

Se disuelve, muchas veces y se reanuda. tiempo al tiempo muchacha! Besos, lu