domingo, 11 de octubre de 2009

Balanza

Un año de pérdidas, en el que se suspendieron varias cosas que nos hacían bien.
Caballito, barrio que me vió crecer, allí quedó postergado entre las tardes de domingos y asados.
Temperley, donde supe encontrar mi lugar, en ese espacio de tierra al sur
Mi vieja, que se fué sin poder escucharme decirle que la amaba
Y todo eso, parte de este año, lejos ya...

Queda el azar y la suerte de ahora, de este momento único que quizás me acompañe...

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tu lugar en el sur sigue intacto...