domingo, 13 de septiembre de 2009

Imposibles posibles


En el club de los imposibles ocurren las mejores historias, aquellas que no se pueden contar, sino vivir lo más intensamente que podamos. En este lugar hay muchos socios. El perfil de cada uno de ellos es completamente distinto, incluso en sexo y edades, sin embargo hay una identificación que subyace cualquier estereotipo.
Todos tenemos metas inalcanzables e imposibles. Tenemos frustraciones, deseos truncos, secretos confesados, cajones y cajones de cartas sin enviar, pensamientos sucios que no sabemos decir, verdades silenciadas y sobre todo una peligrosa mezcla en las venas de temor y deseo.
En este club, cualquier esperanzado pesimista puede entrar, sabemos que es prácticamente imposible pero en el pequeño o gran momento optimista que tenemos al menos una vez al día, creemos con firmeza que lo importante es INTENTAR.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Angie todo lo que escribís es cierto dependemos de nosotros para realisar lo que parece imposible muy acertado el tituto saludos german

Anónimo dijo...

se trata un poco de la vida en si por que mas que nada refleja lo problematico de los imposibles cotidianos es muy interesante como se arma el texto para llevarnos a pensar. afectos de mariel

Angie Pagnotta dijo...

Germán, creo que en la imposibilidad hay una esperanza de posibilidad implícita. Siempre que haya esfuerzo y tarea por parte de uno, se puede concretar algo, aunque sea en vano. Intentar siempre es positivo y reparador.

Mariel, hay imposibles cotidianos en el trabajo, el amor, las amistades, etc pero debemos afrontarlos. La fuerza de nuestro espíritu es capas de todo, o casi, sino el texto no tendría sentido.