miércoles, 2 de septiembre de 2009

Ilusión e incertidumbre


Una puerta se abre, otra se cierra. Las ventanas abiertas, esperando la luz. Un llamado a tiempo silenciaria mi mente. El cansancio, el agotamiento de lo incierto se hace presente.

¿"Algo", las personas, las cosas, los días, me ilusionan? ¿quieren acaso generar mi espectativa? ¿son conscientes de lo que hacen? o ¿soy yo la que rápidamente se ilusiona sin razonar? ¿la que pronto acepta términos que aparentan ser correctos?
¿Qué es lo que ilusiona y desilusiona realmente? ¿lo inalcanzable? ¿lo deseado? ¿aquello que se necesita? ¿lo esperado?
El agotamiento psíquico desvaría mi mente. Tengo miedo a veces de pensar todo esto en un instante y explotar. Y gritar cosas que el mundo no está preparado para oír.
Aquello incierto, la puerta, la ventanta. Todo vuelve a cerrarse y luego, se abrirá nuevamente. Y de nuevo, el círculo infinito de lo inaclanzable, del deseo, de lo perdido, del pasado, de lo que se necesita, del hoy.

No hay comentarios: