jueves, 24 de septiembre de 2009

Del todo, de la nada


De la forma más exquisita de tacto. Del recuerdo más entrañable. De aquella chispa que todavía arde.
Del pasado de tus ojos. Del miedo del abrazo repentino. De querer. De querer aún más.
De las miradas confusas. Del aire volátil del deseo. De los cuerpos chocando. De la similitud en las diferencias. Del dolor de la distancia. De las cenizas aún calientes.
De esperar. De ilusionar. De aquellas cosas que nos ponen nerviosos. De todo esto, del mundo. De aquello y todo lo demás también.
La importancia, la paciencia. El día sigue. Hay más; el tiempo corre.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

de todo eso queda mucho y tambien poco. el texto esta bueno gracias por compartirlo en el blog, saludos lau

Anónimo dijo...

mucha carga emocional en cada una de esas acciones, besotes ann
Lu"

Angie Pagnotta dijo...

Gracias a vos por pasar Laura, me alegra que te gusten mis textos.

Las cargas emocionales, creo, están en cada acto, al menos en mi caso.

Besotes amiga!!