sábado, 26 de septiembre de 2009

Avivando el fuego


Muchas de las cosas que me hacen fuerte se desvanecen
por eso es mejor no pensar, dejar que el tiempo y la noche calmen los miedos
Esos ojos asesinos están ofendidos, encantados de lastimarme
Verá mi química como sale ilesa-si es que puede- del dolor: un viejo y nuevo dolor

Avivando el fuego, la chispa crece
el destino y su azar saldrán a jugar sus fichas
mi cuerpo caerá o renacerá
incertidumbre, tal como dice el vértigo de la vida

Se presume, se codicia, se necesita.
Tiempo del tiempo, a tiempo.
Un día más.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

arriba amiga, la vida sigue. espero que estes bien angita, te quiero muuuuuuuuchoo. el texto es muy lindo me gusta mucho como escribis siempre te lo dije. un besote grande, mari

Angie Pagnotta dijo...

Mari, una frase o dos lo resumen todo: "hay que ser fuerte, contra la corriente también" y "Debo seguir hasta el final"...despreocupate, estoy bien, siempre habrá mejores épocas que otras, yo también te quiero!! :D