martes, 18 de agosto de 2009

Por intentar amanecer

Son las mil madrugadas de tu ausencia

Son las noches encerrada entre tus ojos

Son las delicias más oscuras, los placeres más intensos de tu roce

Es la misma piel que descubro hace 7 años

Es la misma caricia de alivio la que me espera

Son esos labios que al mirarme buscan contención, los que no quiero desperdiciar ni al abrazarte

Este fuego que solo nace, es por tu piel que vibra con la mía, y son aquellas manos escurridizas las que dejaron de sangrarme, cuando supe encontrarnos no siempre de día

No hay comentarios: