viernes, 28 de agosto de 2009

Obsesión maniática


Tan lindo y miserable como de costumbre. Ese tibio silencio que pronuncias en la distancia.
Tu perfección crónica se arrastra por tu cuerpo, pero tu personalidad refleja sombras endiabladas que no temen herir ni lastimar.
El quejido eterno de no poder vernos, el reproche sin sonido de no ir a visitarte. Constantes manías que despliegan tus canciones. Afirmaciones innecesarias de ratos sin nosotros. Todo lo que se bifurca nos separa un poco más. Estás sin estar, ilusionas sin saber que significa eso.
Toda la cosecha que motiva mis pasos hacia vos se nublan poco a poco.
El destino del tiempo marcará las agujas otra vez.
Allí estarás, igual que ahora, prendiendo tus luces furiosas en la oscuridad.

1 comentario:

Isidoro Reta dijo...

Hey hey!
gracias pero il mensaje Angie!

Cuanta produccionn! yeah

Saludos capa-vecina!