miércoles, 19 de agosto de 2009

Las manos del alma

Las manos entreabiertas de la vida, que se expanden en cada músculo del cuerpo, para abrazar sin prejuicios a quién lo reclame con la mirada. El corazón de las personas esconde misterios, verdades y silencios. Las manos perciben las necesidades y se adelantan en los abrazos para no retroceder los sentimientos. Se bifurcan los dedos entre la piel, se canaliza el tacto entre sonrisas y al fin descubrimos un momento de ánimo, de alivio. Un abrazo dice mucho, mucho más de lo que podamos decir.

No hay comentarios: