martes, 18 de agosto de 2009

Hasta el extremo

El río sangra y calma las plegarias. La puesta del sol apresura madrugadas. El deseo de tenerte se volvió un recuerdo. La noche atolondrada, espera estrellarse en vos otra vez. El silencio de tu sombra se hace ocre entre mi piel. La muerte espera el final de la vida para aparecer.

02-NILL-La ciudad en blanco y negro~0

El amor no es de color amarillo. Las percianas de la aurora buzean en tu espíritu. El fuego del amor te sorprende hasta un lunes. La mediocridad de la sociedad se manifiesta en casa paso, en cada avenida de Buenos Aires. El olor de tu ausencia se parece a un grito cercano en el oído. Tarda en llegar, siempre, pero al final: hay recompensas.

No hay comentarios: