martes, 18 de agosto de 2009

Fiebre, fiebre.

A veces el tiempo se compromete a descartar aquellas opciones que por falta de virtud, seriedad, carisma o ganas, no sabemos afrontar.

El tiempo es un factor constante, transitivo y persuasivo de nosotros mismos y se encarga de marcarnos casi todo.

Si nos distanciamos de la razón banal que le damos al factor tiermpo, y nos acercaramos a la verdadera razón del tiempo en sí, viviríamos de otra manera, viviríamos aprovechando CADA minuto, CADA segundo de ESE tiempo presiado…le daríamos la importancia a lo que PASE en ESE tiempo, y no al TIEMPO en sí…alejaríamos de nustro mundo las “corridas”, el “destiempo”, los “apuros”, el “llegar tarde”…y ¿ Cuánto más sencilla sería la vida sin mirar los números constantemente?

Dejar….ser….al….ser….!!!

*!

No hay comentarios: