Ir al contenido principal

Danza que subraya la memoria del olvido

¿y como fracasa a memoria cuando se descarta la pócima del amor?


El hueco de mi pecho se entreabre entre mis labios, que, fugazmente, te sienten inmóviles en mi boca.


El delirio, la locura de mi cuerpo comienza a contemplar la danza como un modo exacto y perpetuo del movimiento de mi alma. Y hay una expresión uniforme en mis dedos y en mis pies que me convierten en música.

Comentarios