martes, 18 de agosto de 2009

Casualidades, causalidades.

Y tratamos de desnudar el alma una vez más

Y esperamos aquel principito de la voluntad del mar

y se hace eterno el resplandor que nos corrompe

como el dolor al deseo…un solo paso casi perpetuo.

Y te acordás cuando sonreíamos en la plaza?

O cuando pensabamos en salir al sol una vez más?

Y el tren pasaba…..y no nos importó subirnos o perdernos. Y perdimos?

Y si perdimos….por qué estás? “ausente”. Estás. Ahí. Siempre. Como hace años, tantos años.

Fiebre…..NADA es casualidad.

No hay comentarios: