miércoles, 30 de diciembre de 2009

Todo llega


Después de entender que todo pasa, me doy cuenta también que todo llega.
No tenía casi ninguna esperanza de que me sucediera algo bueno al finalizar el año, sin embargo, una persona hermosa que hace dos meses me acompaña me dio todas las llaves de nuevo, y me siento acompañada, contenida y sobre todo amada.
Es increíble como cambian las cosas con otra perspectiva. Acá parada no entiendo como pude pararme en otra realidad, tan dolorosa y distinta al presente.
Antes era cuestión de sostener una estructura a cualquier precio, debía amarlo, debía estar con él, debía compensar mis errores (provocados por sus motivos), de la forma que sea. Hoy, no hay errores, ni males, ni pesadillas cotidianas. No hay planteos, ni cuestionamientos, ni celos enfermizos. No hay control sobre mi persona, ni reloj de llegada. No hay caras y pensamientos negativos, ni rechazo, ni falta de tacto para lo ultra sensible.
¿Y cómo fue vivir con todo eso? y ¿cómo es ahora vivir con todo esto?
El cambio es positivo. Se cierra una puerta, se abren mil ventanas.
Después del todo pasa, existe el todo llega.

lunes, 28 de diciembre de 2009

Balance II

Cerré la ventana para no ver el sol. Abrí las puertas de mi alma ante algunos ojos.
Crucé los dedos por mi suerte. Lloré por amores que creía haber olvidado.
Jugué conmigo. Me emborraché. Leí algunos libros. Me alegré con algunas noticias y me entristecí con otras.
Compuse canciones mientras me bañaba. Imité la voz de Bunbury y de Sabina mientras me duchaba.
Me miré desnuda en el espejo varias veces. Tuve miedo cuando me robaron. Me desperté llorando. Volví a mi infancia en algunos recuerdos.
Fumé cigarrilos, pensé en mí, me olvidé de mí.
Pelié por causas perdidas (varias). Tuve ganas de trabajar y de dejar todo para siempre.
Amé, lloré, amé y llore.

Balance

Perdí muchas cosas. Gane este último tiempo muchisimas más.
Dejé besos al viento, pedí cosas imposibles, me enojé cuando no pude concretar cosas que quería.
Patalié, me alegré, disfruté de cada sonrisa y cada gota de aire.
Me alejé del dolor, de aquellas cosas y personas que me hacían mal.
Traté de no encontrar los recuerdos que me llevaban constantemente a la memoria de mi mamá-
Me llevé 3 materias de la facultad, dejé un noviazgo de casi 9 años, volví a ver a mis amigas que tanto necesitaba.
Perdí y mal gasté mucha plata. Aprendí a escribir un poco más, a perderle el miedo al decir.
Di besos sin sal, besos amargos, besos de piel y besos de amor.
El corazón perdió el miedo, los ojos brillan ahora un poco más.
La garganta se hace un eco cuando quiere gritar aquella verdad que todavía guarda.
Aprendí a no ilusionarme más por los demás, a no esperar nada, a dar sin que importe el después.
Silencié lo que no podían escuchar, no lo que no quería decir.
Rompí un par de corazones, lloré por lo perdido, por lo que ya, lejos está.
Me alegré por haber encontrado el amor de nuevo, por estar y ser como soy.
Por no taparme más, por ponerme lo que quiero, por sonreír o llorar si tengo ganas sin que importe que "tengo" que hacer. Dejé las máscaras y disfraces sólo para el escenario.
La diplomacia todavía espera que tome su curso intensivo para aprender a usarla.
Dibujé y escribí miles de servilletas con tu nombre, trivales y canciones nunca cantadas.
Traje de nuevo la guitarra para ver si pasaba algo.
Volví a besar cerrando los ojos en serio, me maquillo sólo para un hombre, beso sólo por ganas y amor.
Aprendí a decir te amo sin miedo, a no intentar aparentar más, a ser libre, natural y sincera como siempre quise y soy.
Perdi, negocié, jugué, compré, salí, sentí, sufrí y ...finalmente, soy feliz.

La misma piedra que hubo siempre


No se fue esperando nada. Simplemente dijo adiós.
No pesa, ya no. El hombre de ojos café cerró la puerta para siempre y allí lo dejé ir.
Debajo de la piedra estarán los lindos recuerdos.
No me arrepiento, ya no.
La distancia deja huellas de hielo entre nosotros, huellas inmensas de hielo eterno.
Debajo de la inmensa piedra se esconde apenas un retazo de los buenos momentos.
Lejos, muy lejos quedó la amargura.
Allí estarás, bajo la misma piedra que hubo siempre.

sábado, 26 de diciembre de 2009

Después y ahora


Después del miedo y el respeto, vino la confesión.
Se tenía que dar, no podíamos forzar la situación. Teníamos que ser precavidos, no podíamos arruinar nada que fuera nuestro.
Tuvimos miedo, queríamos respetar las posibles heridas de los demás.
Teníamos ganas también, por eso estamos juntos.
El tiempo dijo la verdad, el destino está ahora acá y somos felices que es lo principal.
Ya no recuerdo hace cuanto no lloro y no dejo de sonreír porque tengo un gran amor que me acompaña y me hace sentir especial.
El destino está ahora acá. Después del miedo y el respeto, vino la confesión.
Después y ahora hicimos lo que pudimos.

Poema 4 . Pablo Neruda


Poema 4

Es la mañana llena de tempestad
en el corazón del verano.
Como pañuelos blancos de adiós viajan las nubes,
el viento las sacude con sus viajeras manos.
Innumerable corazón del viento
latiendo sobre nuestro silencio enamorado.
Zumbando entre los árboles, orquestal y divino,
como una lengua llena de guerras y de cantos.
Viento que lleva en rápido robo la hojarasca
y desvía las flechas latientes de los pájaros.
Viento que la derriba en ola sin espuma
y sustancia sin peso, y fuegos inclinado.
Se rompe y se sumerge su volumen de besos
combatido en la puerta del viento del verano.


Pablo Neruda

Foto: Costanera de Buenos Aires - Septiembre 2009

miércoles, 23 de diciembre de 2009

A la espera del mar


Contemplando el mar, no esperaba nada, ya todo se había ido con la última ola.
No existía salvación ni abismo que cruzar. No había más juegos que deducir de esta realidad.
Allí estaba Ernesto, quieto y lúcido como siempre. Deseando forjar un destino sin fronteras, temiendo la soledad del encuentro y aguantando las decisiones incorrectas de los demás.
Ahí también esperaba el mar, cautivo, sin formas definidas sólo las del gusto de las olas que balanceaban la rutina hasta reposar.
Y Julieta enamorada, peinaba su cabello hasta lucirse aún más despampanante. El leve movimiento de la mano y el atardecer de fondo atrajeron a Ernesto. Un beso más, pensó.
Las manos se unieron, los labios siguieron el mismo camino y se juraron como siempre felicidad para navidad y fin de año. Casi planeado, casi por casualidad, sus miradas se cruzaban en diciembre a la espera del mar.

Las vueltas felices


Se cerró una etapa. Comenzó otra.
Las vueltas que uno mismo encausa en el destino acompañan los sentimientos de hoy.
No es que todo tiempo pasado haya sido peor, sino que por fin hoy siento la libertad que antes no sentí jamás.
No necesito ya que los demás aprueben mis decisiones y tampoco me empeño por caer bien o conformar. Ya no necesito demostrarle a nadie lo que soy, ya que mi personalidad está a la vista y sé que a todos no les gusta, pero es así como debe ser.
Lejos quedaron los reproches de mis actitudes, no sé si es por que estoy actuando como siempre lo hice, con la sinceridad y el sincericidio que me caracteriza o porque también encontré un hombre que ya no me cuestiona, sino que me acompaña y cuando disiente lo hace de la mejor manera.
Lo que queda en claro por estos días es que encontré lo que necesitaba y no me arrepiento de nada, sólo de haber perdido un poco el tiempo.
Mi amor de roble me acompaña y nada que me haga más feliz.

lunes, 21 de diciembre de 2009

Reloj sin memoria


Decían si no era pronto. ¿Pronto por qué?, me pregunté. Cada persona tiene sus tiempos, no se elige a veces en qué momento suceden las cosas, sólo ocurren. No puedo ni quiero pensar en tiempos ni perdidos, ni ganados. No es importante el reloj, ni lo que está bien o mal, sólo me importa lo que siento y lo que creo, es lo mejor.
Hay certezas que no se explican con palabras y tampoco debo defender mis ideales ante los ojos acusadores de nadie. Quién me comprenda entenderá el por qué y si es pronto o no, no tiene la más mínima importancia.
El destino tampoco reconoce relojes y nadie lo cuestiona.

domingo, 20 de diciembre de 2009

Agradecida


De a poco se arma en mi corazón la forma del amor que tanto soñé.
Estando con vos, no necesito nada más. Me hacés feliz, me completás, me llenás y sobre todo me dejas ser como soy.
Cuidás de mí, estás atento a lo que quiero, a lo que tengo ganas de hacer, a mis gustos.
Me complementás, aprendo de vos, me iluminás.
Sonrío gracias a tus chistes, tu sentido del humor, tus picardías.
Me escuchás, opinás humildemente y con criterio, me mejorás las ideas, aportás tu dosis de vos en todo lo que tengo y lo que deseo.
Con vos me elevo, siento libertad, respiro, soy libre.
Soy yo con vos y con los demás, soy, y puedo ser sin pensar en quedar bien o mal, en si es apropiado o no que diga o haga algo.
Gracias amor, por estar siempre latente en mi corazón y en mis sonrisas.
Amo lo que sos y te amo por lo que somos juntos también.
Gracias, porque gracias a vos, volví a sonreir.

sábado, 19 de diciembre de 2009

Intentar, siempre intentar


El viaje que inicié me determina pocas cosas, o simplemente las necesarias para vivir.
No necesito más que mi cuerpo y mis ideas claras para ser feliz.
En un instante puede cambiar todo, pero también se puede modificar la vieja estructura que casi por inercia, se instaló en mi sistema digestivo y en mi corazón durante años. Los nervios jamás saben callar y esta vez estallaron.
Siempre hay algo mejor, pensé. De todos modos cuesta intentar ver cuan mejor o peor puede ser aquello desconocido. ¿Y si nos damos la cabeza contra la pared?. ¿Y si pasa lo contrario?. La única esperanza que encuentro para pensar es que el NO lo tenemos de antemano ganado.
Intentar es una buena forma de ir perdiendo el miedo al intento. Por eso, aunque mi estomago se retuerce, aunque mis manos transpiren y mi corazón palpite a dos mil revoluciones, intento.

jueves, 17 de diciembre de 2009

Deseos


A veces quiero irme y volver a mi lugar. Quiero también trepar edificios, y saber qué es volar.
Sueño muchas noches que encuentro a ese hombre, y consigo hacerle suplicar un beso. Me veo decorando una casa con ventanales y paredes puramente blancas. Acaricio mi panza de unos 5 meses de embarazo. Me veo llegando a la torre Eiffel y sacándome una foto desde París. En un cuaderno nuevo escribo un emocionante discurso que leeré al recibir un premio por mi libro titulado "Todo pasa". Tendré mi primer hijo, Marcos, luego la niña Julieta. Mi marido sabrá abrazarme, darme aliento, contenerme y hacerme sentir espléndida todo el tiempo. Compraremos un barco en el que podamos navegar juntos. Voy a plantar un árbol inmenso que se llamará Ernesto. Un carlino pug y un bulldog nos esperan en la puerta de la casa. El vestido de novias pasa para mi hija, le gusta jugar a disfrazarse, tal como lo hacía su mamá.

El vaso


El vaso estaba medio lleno. Ahora no llega ni a un dedo de agua. El vaso, incluso, se tomó vacaciones y ya no está mas.
Todo lo positivo quedó postergado hasta el próximo año o con suerte, próximas horas.
No se puede todo, anticipó mi amigo Damián. Todo pasa y todo llega, le retruqué yo, con ese optimismo ciego con el que a veces estoy.
Ahora me pregunto si realmente todo llegará.
"Este año fué el peor de mi vida", ideal para titular la tapa de alguna revista del corazón.
Veremos que pasa, como sigue esto, hacia donde voy y en dónde estaré.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Búfalo por tigre


Nada que me opaque más que la incipiente sensación del acercamiento al fracaso.
Aveces pareciera no importar el empeño, fuerza, voluntad y confianza que podamos aportar para que un hecho se concrete, sino que por el contrario y paradojicamente, pareciera que los astros, las estrellas y el año del búfalo tienen más peso a la hora de definir la realidad.
Que poco me siento al darme cuenta de lo poco que fui este año.
No sé con qué distancia mirar lo que soy, ni cuan lleno esta mi vaso a hoy.
Me siento débil, tonta, fracasada y molesta.
Sin embargo, soy consciente de mis fallas. No estuve aquí del todo, mi mente viajó al infinito deseando a mi madre de nuevo conmigo, estuvo ocupada en invertir y seguir apostando por el amor del hombre equivocado, en mi salud, en mi familia y lo que quedó de ella tras que el pedazo de cielo que es mi madre, y que dejó al no estar más entre nosotros, mortales.
No estuve del todo, pero tampoco me alejé tanto.
El búfalo termina en febrero-proclaman los chinos y ludovíca squirru- veremos, hasta donde llega el azar del tigre para mí.

Esto es amor

SONETO

Esto es amor, oh caracol que aloja
la analecta sonora del pasado
y astuto en su recinto ensimismado
reitera azul de mar y rosa roja.

El eco, ya una flor que se deshoja
en perfume y color multiplicado-
Esto es amor, de nuevo marchitado
con la reiteración de cada hoja.

Y nunca menos solo y más seguro
por oscuro, por solo y asumido,
-fidelidad del lirio a su color-

estatua leal, de espaldas al futuro
con un nombre infinito y repetido
de piedra y sueño y nada, esto es amor.

Julio Cortázar

martes, 15 de diciembre de 2009

El dolor es el elemento positivo de este mundo, más bien el único vínculo entre este mundo y lo positivo en sí.

Franz Kafka

Axolotl I


Mi padre confesó que no se identifica con nada de mi escritura. ¿Y quién si? me pregunté internamente.
Alguno de los que lee este blog, ¿se identifica con algo de lo que dice?, ¿logran encontrarse en el texto? ¿aceptan la verosimilitud de cada sensación?. A mi me pasa con algunos escritos, y con otros logro hasta mimetizarme como el Axolotl-hombre de Julio Cortázar.
Creo que el blog intenta dejar alguna sensación desde la motivación continua y costosa de incentivar cada relato hasta las últimas consecuencias, esta ardua tarea algunos la ven, otros no; pero ese es otro tema, parece.


Fragmento del cuento mencionado:

Ahora soy definitivamente un axolotl, y si pienso como un hombre es sólo porque todo axolotl piensa como un hombre dentro de su imagen de piedra rosa. Me parece que de todo esto alcancé a comunicarle algo en los primeros días, cuando yo era todavía él. Y en esta soledad final, a la que él ya no vuelve, me consuela pensar que acaso va a escribir sobre nosotros, creyendo imaginar un cuento va a escribir todo esto sobre los axolotl.


Gris a color


A veces cuesta pero llegan las buenas noticias.
Algunas ilusiones caen, pero no pasa por el fracaso, sino por el hecho de que el esfuerzo pareciera que nunca alcanzara.
De a poco, a pasos lentos, silenciosos, todo va tomando color. Y es que estaban los días demasiado grises para pensar en tonalidades. El cielo, aún en esplendor parecía estar nublado, gris, en gamas sin brillo.
Y queda una cuota de esperanza, cuesta pero a veces las buenas noticias llegan y pasan.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Seda y bermellón



Ni una máscara más. Ni una señal más de desacierto.
El primer momento de nuestro encuentro, la fase superadora de la pasión.
Luego vino el destello de reconocernos en el otro, de sentirnos capaces de transmitirnos miradas, pensamientos, imagenes. Como la telepatía, parecía que estábamos conectados hasta en la lujuria.
De un momento a otro, empezamos a sentirnos vivos y enteros.
A sintetizar en el otro necesidades y sensaciones placenteras. El cuerpo comenzaba a demandar, la piel se estremecía para el contacto supremo. Los besos, imaginados, deseados se volvían cielo entre el choque la lengua y los labios.
Un parpadeo súbito, mortal entre las mejillas del cuerpo, hacían enloquecer el más crudo néctar de los dos.
No sólo la piel juega este momento. El corazón no para de pulsar, de latir hasta llenarse de un rojo bermellón intenso, el corazón, sanando heridas con sal para apurar la cicatrización. El corazón del futuro, entre terciopelos y sábanas de seda, revolcándose sucio entre su felicidad. Y allí permanecerá, en el cielo que tanto quiso ver.

Desaciertos


No puedo sentirme culpable por que te sientas mal, no puedo hacerme cargo de tu dolor si vos mismo fuiste quien dejó mi corazón ahorcado en el río. Teñiste cada parte roja de él, anulaste sus latidos, destruiste su frágil estructura, lo pisoteaste y lo llenaste de lágrimas de sangre. ¿cómo ese corazón puede hacerse cargo del tuyo?.
Es cierto que siempre te ayudé y te contuve hasta el final, pero ya no puedo jugar ese rol. Ya no puedo ser novia, madre, amiga y hermana. Ya no me corresponde ese lugar, para eso está tu nuevo amor, y ella tendrá que saber contenerte. Es cierto también, que uno se acostumbra a quién le dio apoyo durante casi 9 años, sin embargo, es real que con las caídas aprendemos a ser más fuertes y contenernos solos, o dejar que casi sin querer, la persona que elegimos para el nuevo presente, nos contenga; como en mi caso.
Él sabe cuidarme, apoyarme, entenderme y sacarme una sonrisa en el peor momento. Sabe cuanto valgo, y que no merezco seguir recibiendo tus insultos-halagos continuos. Entiende además, que soy una persona sensible, que fácilmente se conmueve cuando reclaman por mí o puedo ayudar, no lo digo yo, pero sé que es verdad. Él también sabe abrazarme en el momento adecuado, quizás sin decir demasiado, dice todo lo que necesito para seguir adelante y dejar todo esto de una vez por todas en su lugar: el pasado.
Lamento profundamente que esto sea asi, Rodrigo. Supiste llevarme a un nivel de ira, enojo, y destierro total. Justamente a mí, débil, sin personalidad, maricona y sin respeto, como solías calificarme. Esta maricona ya no llora más por vos.
De todos modos, espero que encuentres la felicidad real. Yo, gracias al destino divino, al azar, a la suerte o a simplemente estar en el lugar indicado, en el momento indicado: ya lo encontré.

(El sábado en el recital de Calamaro, Paloma me astilló, sólo eso)
(se me viene a la mente un tema : El día mundial de la mujer)

sábado, 12 de diciembre de 2009

Ave negra


Como el ave negra de los beatles está volando en el aire la sensación del crecimiento. Un nuevo aire se despierta por estos días, que sacudido por la tormenta, intenta brindar con su espuma de viento un poco de alivio.
El dolor se movió e irrumpió en las zonas más lejanas y próximas del corazón que memorioso recuerda cada paso mal dado de a dos.
El viento impulsa un nuevo aire, que puede transformarse en atmósfera para siempre si la memoria anticipa con su mirada lo que está por venir.
Libre, como la brisa de esta madrugada, sonriente como el roce de mis labios al brindar de amor con los tuyos. Allí va el destino, como el ave negra de los beatles.


Don't carry the world upon your shoulders...

viernes, 11 de diciembre de 2009

Se empañaba hasta el color.


Se empañaba, parecía. Pero la noche me invitó a sonreír. Allí estabas, una vez más, dormido en mi sillón. Como un sueño o una premonición, alguna vez pensé en esto y está sucediendo.
Teñís mis días de color, de todos los que existen y los que no tienen nombre.
Transformás el aire y me transportás. Nada me hace más feliz que compartir mis días junto a vos.
Hasta me preparaste una cena. ¿Qué es esto? me preguntaba mientras te veía cocinar.
Juntos, los dos, haciendonos cosquillas al corazón, mientras la tormenta pasa.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Etapa sin duelo


Se cierra la etapa. Termina el duelo. La noche se aclara y entonces, hay un sol nuevo renaciendo para vos y para mí.
El tiempo demostró lo que fuiste, un ingrato, un hipócrita y un sucio.
Hoy la vida me da un guiño y puedo seguir con la frente en alto y no volver a mendigar por amor.
Las estrellas iluminan mi camino, y aquello oscuro que juraste como un deseo para mi futuro, volverá a tu suerte sin avisar.
La vida planta su semilla en mi destino y solo puedo sonreír al darme cuenta que supe infundar amor en los demás.
Que tu sonrisa sea serena, que tu vida sea feliz. El destino nos alejó de esta manera y brindaré por mi honor desde el umbral.

Huída por tirante


Sucio e hipócrita, se llevó hasta el termo para el mate...
Irrespetuoso y cínico, oxidó los recuerdos del enamoramiento...
Desleal e inmaduro, planto la bandera de la mugre en el templo que tanto soñé
Todo pasa y todo llega.
Todo te volverá también.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

La memoria del corazón


El corazón tiene memoria, por eso, aún siendo feliz le cuesta amar.
Temeroso, tiembla ante los nuevos sentimientos que ha sabido encontrar.
Sueña con no sufrir más, con por fin liberarse para siempre y sonreír.

El corazón tiene memoria, por eso quiere ir despacio en el camino del tiempo, y no retroceder más sus ojos al pasado.
Y dejar de sentir el dolor, el miedo y el pánico que aquel hombre le hizo sangrar.

El corazón tiene memoria, y por eso está tratando de aprender que de a poco, pasará. Y que quizás lo que venga se quede para no irse jamás.

Decantar

La casa se desnudó del abismo. Entré y allí estaba el lugar vacío de cada sueño que juntos, creímos, se haría realidad.
Cajones enteros de desgracia, paredes con sombras que ya no están, armarios y estantes de polvo de corazón, van marcando heridas que hoy son imborrables y la tempestad no para de crecer.
La soledad, aquella amarga companía, baña las espinas de mis ojos, otra vez.
Ni templo, ni distancia. Ni mar, ni abismo
Aquello que dijiste se irá lentamente y de a poco decantará la sal que sobra del mar.

martes, 8 de diciembre de 2009

No pasaron años, ni siquiera meses en plural.
Nos conocimos sin saber que un tiempo, mucho tiempo después estaríamos acá.
Es raro comprenderlo, pero ahí estás y yo también, sorprendidos por esta hermosa realidad.

Llorar con un ojo, reír con el otro


Quizás esta noche cuando después del teatro, abra la puerta del departamento y mire el completo vestigio de tu ausencia, me pasará como lo que alguna vez cantó el Indio Solari: "llorarás con un ojo y con el otro te reirás".
El tiempo pasó, casi 2 meses. El tiempo pasó y aún está tu ropa en el placard como un símbolo de fuego corrompiendo el espacio que ahora sí, es templo.
La casa abandonada, embrujada, de hechizos irresueltos, es hoy la guarida más cercana del nuevo corazón. La maldición se fué con vos y se cumplió con tu hipocrecía.
Esta noche llegaré y no habrá más que algunos pocos motivos para el recuerdo.
Lo inalcanzable, finalmente parte para ser anulado de mi mente, quizás sin respeto al presente y con necesidad de olvido.
Se cierra una puerta, se abren mil ventanas.

domingo, 6 de diciembre de 2009

Nuevo amanecer

Una sonrisa habitual se estaba reflejando en mis labios.
Quizás el destino, marcado por tus ojos hermosos, que señalaron mi nuevo camino.
No dejo de sonreír al pensarte, no quiero tampoco.
Sos una gran parte de mi corazón, que hoy por hoy es completamente tuyo.
No dejo de sorprenderme, estás dentro de mí y estoy feliz como siempre soñé.
Gracias a vos descubrí un nuevo amanecer, una nueva forma de entender la vida, tal cual la entendía yo.
Un nuevo amanecer lleno de soles se desprende de nuestra unión y no hay nada más lindo que sentirte en sintonía conmigo, y juntos poder compartir una vida llena de ilusiones y momentos.
Te amo y creo que nunca voy a dejar de hacerlo.
Te encontré.

viernes, 4 de diciembre de 2009

Momento mágico


Realmente no pienso si está bien o si está mal, es algo que sucede y me excede.
Los sentimientos empiezan a encontrarse y me ocupo únicamente de sentir.
Llegaste a mi vida como un regalo, en un momento de tormenta que junto a vos se conviritió en mágico.
Y no es que no quisiera creerlo, pero me cuesta entender como empezamos a conectarnos tanto.
Siempre me cautivaste y hoy sos mi mayor pensamiento.
Estás en mi corazón y en mi cuerpo y no hay nada mejor que tu entrega constante y tu cariño inmenso que me hace latir fuerte el pecho.
Sos lo que siempre soñé, un hombre con el que puedo compartir mi vida, aliviar mis penas, reírme mucho, y sobre todo permitirme soñar en libertad.
Gracias Amor por este momento hermoso, quisiera que dure para siempre.
Mis palabras no alcanzan para agradecer todo lo que sos.

"...Todas mis pequitas son tuyas..."

Embellece con tu piel


Aparecían sus ojos en el peor de los ambientes.
Su capacidad inmensa de hacerme sentir bien, postergaba cada posible lágrima que podía caer.
Un motivo más de felicidad, otra motivación.
Sus besos eran suaves plumas recorriéndome y ya no tenía que imaginarme la piel de goze. Sentía entonces el ardor del perfume que se envuelve tras la magia.
Si la química o la piel no existen- confirmo- son reales.
No había cosa que no quisiéramos hacer, no encontrábamos límites entre nosotros y tampoco sufríamos por lo mínimo incompatible.
Ambos supimos llenarnos del otro hasta embellecer el día y la noche, un poco más.

De antes

Me dicen que esto viene de antes, que así terminan de cerrar de alguna forma lógica el conjunto de actitudes que tenías.
Piensan también que en realidad no tenés a nadie e inventaste todo esto para hacerme sentir mal.
Yo no sé que pienso, un poco de una teoría, otro poco de otra.
Pero fundamentalemente pienso que también viene de antes y eso me termina de llenar la centena de vasos que llevan tu nombre, revalsados en agua estancada.
Gracias por toda la mierda que me diste.
Era tanta que duró casi 9 años.

Todo no se puede y todo pasa


Un amigo me dijo hoy: "Todo no se puede y todo pasa" fue un disparador más y tiene razón. Quiera o no, a veces las cosas cambian y no se pueden ya modificar, o revivir como las del pasado. Pasado que tanto ata y condena cuando estoy un poco débil y no sé que pensar.
El destino, si es que podemos creer en él, nos desafía al razonamiento inmerso de pasado, de dolor, de ruina.

El mundo quizás iría de la mano si ya no existieras, si de pronto se arrancara tu recuerdo de mi mente para no pensarte más. Este instinto de mierda maternal que tengo- que niego- pero está. Trato de comprometerme en algún punto y cuidar de vos ¿para qué? ¿Por qué hacerme cargo de eso? Ya me desterraste, con esta felicidad empañada en la que te encontras. Con esos saltos inmensos de alegría de cartón o quizás prodigiosos saltos tras haber encontrado la indicada, luego de la incorrecta. Quizás creíste que era yo, quizás yo también y hoy esos ojitos hermosos te dicen lo contrario, ¿no?

Como dice Dostoyevski: "Y no he vuelvo a ver a Nástenka. ¿Entristecer con mi presencia su felicidad, ser un reproche, marchitar las flores que se puso en los cabellos para ir al altar? ¡Jamás, jamás! ¡Que su cielo sea sereno, que su sonrisa sea clara! Yo te bendigo por el instante de alegría que diste al transeúnte melancólico, extraño, solitario...¡Dios mío! ¿Un instante de felicidad no es suficiente para toda una vida?"

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Desconexión sideral

El vago juega con la idea de crear un gran sistema que permita otra fusión otro tipo de valor... Pero la bruja lo contiene y adivina lo que quiere por que él ya fue y volvió al infierno del terror a ese mundo tan glotón que te come el corazón...
A veces pasa que la fiebre sube misteriosamente y se retira sin razón, como toda aparición... Una burbuja reventada ya no significa nada y abatidos van los dos sin creencia o religión alejándose del sol en opuesta dirección....
Un retorno eterno al vacío, al vacío... Un retorno eterno al vacío, VACÍOS...

Fragmento del tema de Bersuit.

Viento y agua


Todo el destino y aquello cotidiano que hoy vivimos, me eleva.
Necesito estar con vos, con tus hermosas manos jugando en mi pelo y tus ojos intensos derritiéndome.
No pretendo y ya no quiero volver al pasado,
si el destino existe está siendo vivido y no creo demasiado en eso pero sí en las causalidades progresivas que se van sucediendo por algo.
El deseo crece y es cada vez más intenso.
Sólo necesito de tu viento para calmar mi agua.
Como una tormenta contemplada por la tierra hasta embellecerla.

El nudo


Tan hipócrita puede ser la verdad,
tantos soles esperan sanar,
tanta lluvia en la pared mojando la oscuridad y el tiempo se detiene, otra vez, para verme entera.
Una sombra se diluye, de a poco, con el agua que dejaste avanzar,
y no es que ya no te quiera, es que ya no puedo verte con sinceridad.
Pisoteaste mis manos y mis pies por encontrar tu orgullo
y hoy me siento una roca a punto de estallar.
No es la distancia, ni el miedo,
es el simple y triste vacío que dejaste y ahora pretendes alimentar las bocas infelices del destino.
La soga se terminó de atar,
el nudo no se soltará jamás.
Esta niña se va despacio, por el camino que me supo encontrar.
Sonrío, tímida, pero vuelvo a sonreír y ya no estás.

martes, 1 de diciembre de 2009

Luz


Lejos, a la distancia del tiempo que nos dimos,
los ojos disparan miradas para no perecer
se intenta destruir la calma pero el vacío nos condena.
Una llave de magia eterna se abre,
parece que no hay luz, pero se encienden las chispas,
el detalle del momento se expande en el universo de cada singularidad
y los vientos del presente envuelven el pasado hasta ahorcarlo.

Una llama de vela, como una luz inmensa, se mantiene constante y nos da respiro.
La luz va y viene pero sigue estando su presencia.

lunes, 30 de noviembre de 2009

A punto


Cada vez estoy más lejos del pasado. Todo pasa, todo.
Todo llega, todo. Estoy tratando de no sentirme con la misma ira que me producen ciertas cosas que veo, leo o me entero. No es fácil convivir con el pasado, ni tampoco tengo ganas.
El destino- si lo hay- está para elegirse. Ya no depende del viento sur, ni de los deseos reprimidos de un hombre en silencio, ya no se escribe con dedos de pianista, está a punto, como todo.

El día de la mujer mundial


El 12 de diciembre toca Andrés Calamaro, allí estaremos. Y este tema representa mucho de este momento.


¿Quién escribirá la historia
de lo que pudo haber sido?
yo que soñaba despierto
ya no sueño dormido
¿ con quién estarás ahora?
quién te va a dar de comer
en el día mundial de la mujer
voy a seguir hasta encontrar
una parrilla en dolores
no miraste bién
en mis espejos retrovisores
ahora que pusiste el freno
espero que encuentres algo bueno
que morder, que morder
eduardo subí la radio,
yo enciendo un petardo
¿cuánto falta para llegar
a cualquiér lugar?
ojalá te sientas
solamente un poco mal
en el día de la mujer mundial
¿quién está preparado
para ser un chico abandonado?
¿quién tiene el blanco del camino
en el ojo, marcado?
edu, ¿falta mucho
para parar y comer?
es el día mundial de la mujer
no entendí si ibas a ser
libre o esclava
no entendí si fui tu dueño
o un borracho que pasaba
soy grande pero tengo
algo que aprender
es el día mundial de la mujer
elegí pena u olvido
o sudor compartido
ojalá no me arrepienta
de haberme conocido
lo importante es que núnca
pude hacerte sentir mal
felíz día de la mujer mundial
el día de la mujer mundial.

Noches Blancas


Leyendo un blog que hablaba de ciertas motivaciones pasadas, recordé:

"Y no he vuelvo a ver a Nástenka. ¿Entristecer con mi presencia su felicidad, ser un reproche, marchitar las flores que se puso en los cabellos para ir al altar? ¡Jamás, jamás! ¡Que su cielo sea sereno, que su sonrisa sea clara! Yo te bendigo por el instante de alegría que diste al transeúnte melancólico, extraño, solitario...¡Dios mío! ¿Un instante de felicidad no es suficiente para toda una vida?"

Fiódor Dostoyevsky - Noches Blancas (fragmento)

30 Días


Nada que alegre más mis mañanas que tenerte conmigo para despertar.
De un instante a otro me motivás a sonreír, temprano, tempranísimo.
Se abren mis ojos y te encuentro y no hay mejor receta para mi ánimo que mi cuerpo entre tus brazos, aferrándose fuerte.
Y parece un sueño, o eso creo cuando te veo.
Ni la más mínima idea hace un año de que esto iba a suceder así, ni que las ideas que hoy tenemos podían ser posibles o siquiera pensadas.
El tiempo cambió muchas cosas, entre ellas el destino.
Hoy no somos iguales pero somos lo mismo.
Entre tanto pánico, miedo y dolor del pasado cuesta entender tanta alegría, cariño, amor y acompañamiento en mis días.
Me valoras, me cuidas, me haces sonreír, llenas mis días de vos y de amor. Gracias por hacerme sentir tan bien, por darme nuevamente felicidad, por cada minuto que estamos juntos y hacerme entender que puedo amar de la manera más sincera y sencilla, que el corazón aún me da para ser feliz.
Gracias a vos entendí lo importante que soy, que valgo y que puedo libremente ser yo misma porque es lo mejor y porque además te encanta mi forma de ser-como siempre me dijiste- Gracias a vos, comprendí que es más importante el camino y no tanto llegar.
Y también gracias por ayudarme a comprender que tengo un corazón inmenso, que hoy-sin dudas-es para vos.
Y gracias, gracias por todo lo que en este tiempo te encargaste de hacerme notar, sentir, entender y volver a pensar.
Algo así como todo esto es parte de los muchos motivos que tengo para despertarme junto a vos y sonreír por horas.
Recién te fuiste y sigo pensando y sonriendo, mirando atrás y creyendo más en el destino que juntos tenemos. El futuro dirá, pero creo que ya te encontré, Y esta sensación es única.
Encontré lo que tanto deseo, lo que necesito, lo que quiero y lo que me hace realmente bien. Y sos vos el único que tiene ese mérito.
En estas palabras sólo confieso mi amor y mi agradecimiento de 30 días maravillosos.

domingo, 29 de noviembre de 2009

La mejor risa


Una niña esperaba la noche, aún mojada tras sus sueños cristalinos.
Sucede muchas veces, pero ella sonríe con una picardía particular.
El recuerdo de las manos de su hombre enloquecen su risa y se siente flotar en el agua, una sensación casi de ensueño.
No puede dejar de recordarlo, no puede presentir más que el tacto divino.
El cuerpo la necesita nuevamente en movimiento, detesta la asimetría de no tenerlo adentro.
Su hombre, la dibuja entre sueños y susurra su nombre mientras goza.
Una cálida caricia blanca le baña la cara y los pechos.
Disfruta del placer, de ese encuentro ansiado.
Solamente un hombre la hace reír, sólo él.

viernes, 27 de noviembre de 2009

Los ojos

Los ojos están y los tenés
y es inevitable no concentrarse en ellos.
Unas delgadas líneas de oro recubren tu piel.
Tu mirada es como un antifaz, un imán precioso que deseo contemplar.
El riesgo de esos ojos esconde una belleza profunda y misteriosa.
Los ojos están y los tenés.
Y allí me miran al pasar como alguna vez me contemplaron.
La mirada se pierde en los pasillos y circula hasta alcanzarme.
Otra casualidad causal que me hace mirarte una vez más y sonreír por dentro por la belleza de tu mirada perdida.

* La foto es sólo un punto de referencia, la mirada de Marlon Brando me parece hermosa y por eso subo esta foto, sin embargo, el relato habla de otros ojos, pero subir una foto de esos ojos sería demasiado impacto.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Tratando de entender


No me conforma para nada este adiós a medias tintas.
Este recuerdo con cenizas desperdigadas por el suelo.
Esta ausencia de tu voz que encajona los recuerdos con tus textos.
El destino como creencia de tu máxima vulgaridad y no es que me pese, sino es que me importa, todavía me importa saber de la persona con la cual crecí y viví 9 años de mi vida, y no soy fácil de olvidar. Tengo memoria, tengo recuerdos y un montón de preguntas pendientes a resolver.
Tenés las respuestas quizás, pero no vas a tomarte el trabajo de aclararnos la mente a los dos. Preferís decir "ya está, ya pasó, ya fué", como si fuera tan sencillo que pase, que esté, que se vaya.
No es que quiera retenerte, ya no podría, ya no podría estar nuevamente con una persona como vos, en este tiempo supiste demostrarme que no me necesitás, ni me querés. Y hemos cambiado bastante los dos, y no quedó "nada" de aquello que eramos, es que simplemente no entiendo cómo todo terminó tan mal.
Pero quizás, acabo de responder los interrogantes.
Ya no queda nada de lo que fuimos, y es en todo el sentido de la oración.
Y como leí por estos días, no, no debe ser así. Pero el destino a veces nos propone cosas sin esperar.
Y no debería haber terminado todo tan mal, pensé que habíamos crecido, entendido, pero ya no puedo cuestionarlo, es así.
Algunas cosas cambian para no cambiar jamás.
Algunas cosas son para no ser nunca más.

Relojes en la vereda


Hasta vuelvo sin pensarlo a recorrerte en silencio.
Como una excusa más de esta distancia. Como un velo que nunca termina de caer entre mis ojos.
Tan presente como esa madrugada.
Sólo vos y nosotros podemos entender lo que no fuimos y acercarnos con un gesto al pasar, como ignorando lo que alguna noche nos prometimos.
Sé que el tiempo sabrá cerrar la herida que hace años plantaste, también sé que mis ojos no esperan más de vos que un mínimo gesto insignificante.
Ya dirán los relojes que la piel nunca muere pero sí el corazón equivocado que en la vereda termina por patear las botellas rotas de un amor que nunca pudo ser.
Sonrío, termino mi copa y sigo.

martes, 24 de noviembre de 2009

Camino entre corazonadas


Cada madrugada se despertaba parte de mi sueño y se aferraba a la imagen de vos.
Una extraña proyección, diría mi psicologa de hace unos años que me reclamaba en cada sesión de terapia lo mismo: idealizás mucho a las personas.
Gran problema cuando se "necesita" idealizar, pensé. Sólo que ahora no era idealización, sino que sucedía.
El imaginario de la mente circulaba por la sensualidad de tus ojos, que derivaban en lo hermoso de tu cuerpo, de tu espalda, de tus manos. Una inmensa fragilidad y contensión se desnudaba al abrazarte. Podía caerme a tus pies, podía sin dudas esperarte toda la vida, pensé.
El pequeño secreto que mi cuerpo guardaba, estaba esperando por vos. Allí, en el lugar menos pensado se esconde la felicidad, puede haber felicidad.
Un paso adelante, y se abren los caminos, lo importante es como llegamos, no llegar.

No se puede todo


No se puede todo. Tenemos que elegir y muchas veces esa elección nos lleva a lugares que no sabíamos, estaban.
A personas, a momentos, a hermosos momentos que soñamos vivir, y podemos vivirlos ahora, lejos de las presiones, del encierro, de lo oscuro de aquel tiempo que nos condenó a vivir de una manera indeseada por mucho tiempo.
Las manos piden, el corazón escucha y parece: se abre.
Pero no se puede todo. Tenés que irte, sacar del templo las cosas que dejaste, necesito abrir las ventantas, limpiar el ambiente de vos.
Deshacerme de aquello que me pesa, que me ahoga un poco y corta el aire al respirar.
Pero de a poco, hay que elegir, no se puede todo.

lunes, 23 de noviembre de 2009

Tiempo II


También con el tiempo vienen los avances en algunos entendimientos.
Se trata de disernir, algo que a veces se imposibilita según las circunstancias.
No es fácil entender la realidad cuando hay tantos juegos de valor en el medio, y tantas ideas encontradas.
Condiciona, pero también libera.
Sin embargo viene la claridad después, una especie de alivio que hace que nos podamos volver a encontrar.
Minutos antes, todo era un mareo, minutos después todo es tranquilidad.
El vaivén del tiempo condiciona muchas cosas, pero nosotros mismos debemos poder condicionarlo.

domingo, 22 de noviembre de 2009

Tiempo


Finalmente ninguna ruptura, (cuando hay un quiebre concreto) deja un saldo positivo.
Se trata entonces de aprender. De no desperdiciar lo que se tiene cuando por fin se lo tiene. De no permitir que las contradicciones del tiempo opaquen lo que sentimos. De no fingir si está bien o mal, de sólo ser concretos, aunque muchas veces duela la cruda verdad. Las distancias pueden achicarse si es necesario, pero el tiempo es corto, siempre y cada vez más.
No se puede detener el perfecto avance de lo intrascendente e inútil del cotidiano, ni de lo que realmente importa sin que importe demasiado, como ciertas responsabilidades y obligaciones que contraemos, pero debemos concentrarnos en eso también. Sin embargo no debemos perder la concentración en nosotros, en lo que deseamos, en lo que el cuerpo pide, sin permitirle gritar.
La ley de la vida es corta, el tiempo se termina un minuto después de pensarlo.

viernes, 20 de noviembre de 2009

Empalagosamente cierto

Millones de días pasaría a tu lado,
sentada bajo un árbol, escribiéndote.
Mirando cada tanto tus hermosos ojos marrones,
deslizándome en tu boca y sembrándole mi amor con mis besos esponjosos sabor a miel.

Prepararía una comida que te guste,
un vino dulce y un chocolate para después.
Dos besos más, el fuego en mis dedos y el pecado de mis manos en tu piel.
La noche rota se esparce,
el deseo me provoca ansiedad
pero mañana -sé que pronto- te veré.

Ya no importan las distancias ni los días,
sé que en tus labios todo tiene un verdadero por qué.

Pedacitos resolviendose


Este corazón quebrado, ha sido encantado por otra estrella del amor
no siente penas, sólo en los sueños irresueltos del pasado
abrió sus rajaduras a un nuevo amanecer, piensa y contempla la realidad desde el presente
y se siente satisfecho de poder intentar algo distinto con sus pedacitos de corazón.

Este corazón corrompido, violado, quebrado y ultrajado, está siendo encantado por otra estrella del amor.
Unos astros indican que será con pasión y sinceridad, otros que durará para siempre (si hay algo eterno), y algunos ni siquiera saben que están juntos estos corazones.
Es entre los espejos del día que se encuentran, a la noche saben amarse y sentirse únicos y felices.
Nada de cartón, nada de ficción.
El mundo ha vuelto a sonereirle al corazón, que de a poco, va uniendo sus pedacitos, hasta sentirse nuevamente entero.

Hasta luego


Un beso
Una noche que trae un amanecer.
Un abrazo
Un momento más de esta hermosa realidad.
Nuestras manos abrazadas.
Una cuota más de calidez para mi alma.
Y sin dudarlo, puedo caer en tus brazos -que sé -me esperan.
Y no hay mejor regalo para mí que estés para hacerme feliz.
Y todo, todo lo demás también, todo lo que sabés hacer para endulzarme,
Y el resto del mundo se puede embellecer, sólo cuando estás.
Y ya no necesito pensar mal, ni caer, ni lastimar mis ojos pensando en el pasado.
Contenes mi alma, y la elevas.
Alegras mi espíritu que ahora puede ser libre, sólo con vos.
Me conectás conmigo y con lo más hermoso de tu interior hasta que se logran entender plenamente.
Hay una energía que compartimos que hace que te extrañe dos segundos después de habernos dicho "hasta luego" porque con usted no hay despedidas.

El único que paga el rescate

Desde la plaza de armas de un lugar cualquiera,
te escribo una carta para que tu sepas lo que ya sabias,
aunque no lo dijeras.
Espero que llegue a tus manos y,
que no la devuelvas.
Que pagues el rescate que abajo te indico.
Yo tampoco me explico,
por que no acudi antes a ti.
Pero nadie puede salvarme,
nadie sabe lo que sabes,
y tampoco entregarian lo que vale mi rescate.

No hay dinero, ni castillos,
ni avales, ni talonarios,
no hay en este mundo,
-aunque parezca absurdo-,
ni en planetas por descubrir,
lo que aqui te pido.
Y no te obligo a nada que no quieras.
Las fuerzas me fallan,
mis piernas no responden;
te conocen, pero no llegan a ti.
Decidi por eso mismo,
un mecanismo de defensa.
Presa como esta mi alma,
con la calma suficiente,
ser mas fuerte,
y enfrentarme cuanto
antes a la verdad,
sin dudar un segundo,
lo asumo, slo tu puedes pagar el rescate.

Devulveme el amor que me arrebataste,
o entrgaselo, lo mismo me da,
al abajo firmante;
pues no hay en este mundo,
-aunque parezca absurdo-,
ni en planetas por descubrir,
lo que aqui te pido.
Y no te obligo a nada que no quieras.
Las fuerzas me fallan,
mis piernas no responden,
te conocen, pero no llegan a ti.
Y no te obligo a nada que no quieras.
Las fuerzas me fallan,
mis piernas no responden,
te conocen, pero no llegan a ti.


Esta es la letra de "El Rescate" una canción de Enrique Bunbury. Ya la había subido, pero me sigue representando entera. Es para vos, amor, mi amor, si, para vos.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Nada

Y no había noche en la que no te pensara
ni el recuerdo, ni lo distante de tu voz, que se asemejara al pasado que ayer compartimos.
Nada, ni recuerdos, ni regalos, ni alegrías
Nada que quieras conservar intacto, pisaste todas las figuras y sombras
Desviaste todos los buenos momentos, y hoy cosechas un mundo de tristezas en torno a mí
Mi figura se desvanece para tus ojos, soy una sombra gis.
Nadie, ni nada.
Ni aire que contemplar, ni un adiós bien dado, ni un abrazo sincero.
Nada, de nueve años de tanto.

Logra lo imposible


Quizás fuera el misterio de sus ojos lo que no me permitía pensar en otra cosa más que querer pasar 800 primaveras entre sus brazos.
No había distancia, ni tiempo, ni otra sensación más que estar juntos.
No sé si se llama enamoramiento, amor, cariño o ternura. No se si tiene nombre incluso, sólo sé que con sólo su presencia puede evitar que piense en cosas negativas.
Logra lo imposible y lo transforma hasta encontrar lo mejor de mí.
Me acepta, me contiene, me alegra y hasta a veces sabe distraerme sin planearlo.
Logra lo imposible, entre silencios, aciertos y sonrisas sabe alegrarme y vuelve a lograrlo, cada vez un poco más.

Libros y música

Tiene una borrosa imagen de mí, por un lado interpreta cosas que no son,
por el otro las cuestiona, y jamás me dio la razón. Está abocado, muy abocado a su mundo interior: libros y poesía. Y no deja caer la tela jamás.
Una noche cualquiera le pregunté ¿qué sería la vida si ya no hubieran más libros o más canciones que cantar? Dijo, impulsivamente como siempre, que ya la vida no tendría sentido para nada; ni para el sexo ni para dormir (dos placeres que le encantan).
Me aterrorizaba pensar que ya no tendria sentido la vida, más aún, cuando mucha gente ya no tiene ganas ni puede escribir más, cuando bajar música por internet es más fácil que comprar un disco y escucharlo sin más ruidos que esos sonidos programados.
Me inquietaba, pero no lo creía.

La coraza lejana


Quizás haber dejado la coraza detrás me haya servido para sentirte dentro mío.
De algún modo la alegría que siento en mi corazón se transporta al resto de mis fuerzas internas, y me hace pensarte, quererte y cuidarte como un tesoro que ahora me encontró.
Jamás quiero dejar de cuidarte, creo que llegaste, que no hay casualidades en nada sino causas y efectos causales que nos convidan a disfrutar un momento así.
Ya no creo en nada que sea eterno, pero a veces pienso que me gustaría que esto lo fuera. Detestaría alejarme de vos, ahora que por fin creo, te encontre.

martes, 17 de noviembre de 2009

Diluvio

El nublado de hoy no es casualidad, la suma de todos los miedos terminó de hacer llorar el cielo. Una vez más, hoy, se terminó.
El sinfin de esta historia, finaliza en este diluvio eterno.
No más lágrimas en el cielo de mañana, la felicidad, para ambos: llegará.

La suma de los miedos



Con un par de cadenas rotas en los pies,
un beso a punto de estallar en la mejilla del olvido
y los tacos gastados de andar por la vía del destino, me llevan a encontrarme con tu boca de rubí desteñido. Con el dolor de entrañas que no cesa, con la calma pacífica del adiós y unos cuantos golpes a mi cadera. Me despido, arañada y desprolija, pero con la frente en alto tras haber intentado no salir rendida.
El perfume se queda conmigo, la llave del tiempo en mis cajones
y un beso, casi herido, casi muerto se despide de vos entre las rejas del balcón en el que no quisiste estremecerme.
La distancia marca poco a poco un final. El tiempo se corrompió hasta acabar.
La suma de los miedos no reniega de este adiós, que al menos, se despide sin reencor.

* La foto es de Gaby Herbstein, de su nuevo libro Aves del Paraíso

lunes, 16 de noviembre de 2009

Presente


Te imaginaba detrás de mi sombra. Como una caricia constante que me arrebataba la piel.
Te soñé enredándome en tus brazos, entre las miles de formas que me enredaría en tu cuerpo. Nos vi juntos sin realmente creer que sucediera alguna vez. Y nos vi, principalmente unidos por el mismo sueño, creyendo en el otro, acostumbrando el colchón al cuerpo del otro, besando cada rincón de tu piel, acurrucándome en tus hombros hasta sentirme entera, de nuevo.
Estas presente en mi sonrisa y eso alivia cualquier dolor.

- La foto es de Gaby Herbstein

El sol de cerca


La distancia hacia el sol se acortaba. A unos pocos metros encontró el destello de luz que acompañaba su alegría. Allí estuvo siempre -pensó sonriente- sin embargo nunca lo había visto de tan cerca, tan próximo a sus manos entusiasmadas por tocarlo.
De un momento a otro, el corazón se balanceaba entre dos fuerzas naturales e inmensamente humanas, que la acobardaban un poco -por miedo- pero el futuro feliz llegaría, aunque en ese momento no lo sabía.
Lejos del pesimismo, decidió intentarlo. El sol debía iluminarla, pensó.
Entre el calor, las sonrísas y el tiempo, el corazón se equilibró.
Costó, cuesta, se retrocede un paso y se avanzan diez, pero firme, se sostiene un mundo hermosamente real y sincero.
El sol ilumina, da calor, contiene. El sol siempre estuvo, sólo que ahora lo permite brillar junto a ella.

Volviendo


Se despertaba la calma, o quizás la ira contenida dormía.
Un triste silencio cerró la puerta, aún queda una reja y un candado más.
El destino nos pone donde queremos, quizás hasta nos condiciona y no hablo por mi con respecto a eso.
Un mensaje positivo, se esconde en mi realidad.
Soy feliz volviendo a mí.

No hay fallas en el pensamiento, ni cables a tierra que no acepten el encuentro con mi cuerpo
sin embargo, lejos de vos, entiendo mucho de mí, más aún: afirmo mis convicciones.
Sin saberlo, era fuerte y allí estoy.
Feliz de volver a mí.

domingo, 15 de noviembre de 2009

El tercio de los sueños

Tenías el vestido más horrible de todo el tendido
to trataba de llamarte la atención de algún modo oportuno
pero tú sólo tenías ojos para el joven matador de toros
el tercio de los sueños ya se había terminado para mí.

No me digas que es muy pronto
son las 7 de la tarde aquí en España.

No me extraña que seas así
y te rías de mí otra vez
no me tengas piedad porque soy de verdad y me puede hacer mal.


Algunas veces vengo a ver los toros muy tranquilamente
me siento en el tendido y no me falta un Farias entre los dientes
pero aquella tarde resultó distinta a cualquier otro San Isidro
el tercio de los sueños se había terminado para mí.

Es que tú no te das cuenta:
tu mirada inocente no me engaña

no me extraña que seas así
y te quedes conmigo otra vez
si hoy me dices que sí bajo al ruedo por ti a matar a la res.

A veces siento que me hago viejo muy rápidamente
desde que colgué mis años salvajes en un clavo en tu frente
por qué aquella tarde resultó distinta a cualquier otro San Isidro?
el tercio de los sueños tiene dueño siempre suele ser así.

Hay un hombre que recuerda y aunque la memoria muerde y no le engaña
en la tela de araña cayó y la mantis ya se lo comió
no le tuvo piedad y después de jugar se lo desayunó.


Andrés Calamaro

sábado, 14 de noviembre de 2009

Nadie


Nadie se muere de amor. Nada es eterno, ni los besos, ni la piel, ni las manos sosteniendo otras manos. Nadie se matará por nosotros ni deshojará cincuenta margaritas en nuestro honor. El encanto instantáneo encandila pero no alimenta. Una reducción del deseo a veces es prudente para no caer en la tentación de "herir" a distancia. Las ocurrencias del cuerpo no se compatibilizan con la verdadera piel.
Ni la foto es perfecta, ni el amor. Ni el padre que elegimos para nuestros hijos, ni la conciencia irresuelta del enamoramiento. Nadie se muere de amor. Nadie se matará por nosotros, ni Romeo ni Julieta.

El retorno del mar


Algunas cosas cambian para no cambiar jamás. El deseo se renueva en la constante lucha de la pareja y también del individuo que charla con la soledad.
Aquellos destellos rojos de primavera, de sueños de abril posándose desnudos sobre el cielo. Del parque y sus vueltas, de la calecita, del silencio que nos comía la piel.
Hoy el cielo se renueva, se reparte y se enloquece. El miedo de no volver a verte jamás, la necesidad de saber cómo estarás y la confirmación continua de entender que no habrá retorno y ya no es por mí, sino por vos.
Ni los besos, ni las putas, ni los barcos pierden la necesidad de ser siempre iguales, sin embargo algunas cosas cambian para no cambiar jamás.